miércoles, 16 de marzo de 2016

PROPIEDADES Y USOS DEL LINIMENTO OLEOCALCÁREO


El linimento oleocalcáreo es una emulsión cuya receta nos llega de la antigüedad. Tradicionalmente se hacía con aceite de oliva y agua de cal. Debido a su composición, evita la proliferación de hongos y bacterias, por lo que se utilizó desde la Edad Media como prevención de la dermatitis del pañal, de la costra láctea, y como tratamiento de elección en las quemaduras. Seguramente fue empleado ampliamente, pues es fácil averiguar las bondades de este preparado en cuanto comenzamos a utilizarlo.

De entre sus múltiples beneficios y usos, cabe destacar los siguientes:
  • Resulta muy útil como desmaquillante y si nos damos un masaje con él limpia en profundidad la piel y atenúa las arrugas. Efecto que notamos al levantarnos por las mañanas.  
  • Es una bendición para el alivio de las quemaduras de todo tipo, previniendo que se infecten y acelerando su curación y es de gran utilidad en las manchas solares que presentan alteraciones benignas.
  • Su uso como aceite de baño elimina de la piel las pequeñas verrugas y es una ayuda inestimable en casos de prurito vaginal. Muchos tratamientos agresivos para la candidiasis se evitarían si en las primeras fases de su manifestación, utilizáramos el linimento olecalcáreo. 
  • Aplicado tras la depilación con cera caliente o fría, evitará posteriormente la inflamación y formación de comedones. 
  • Previene la formación de escaras en personas inmoviliazadas. 
  • Así mismo, es de gran utilidad en el tratamiento de la caspa, poniéndolo en el cuero cabelludo una hora antes de lavarse la cabeza y muy efectivo en la psoriasis.

La única precaución que debemos tomar es equilibrar el PH de la piel si lo utilizamos con frecuencia, esto se logra añadiendo al tónico facial unas gotitas de vinagre de manzana.

En mi experiencia con el linimento oleocalcáreo y sus múltiples aplicaciones, he comprobado que podemos potenciar su acción añadiendo al aceite de oliva virgen bío, de almendras, sésamo, jojoba etc, macerados de plantas e hierbas, con ello se obtiene lo que llamamos un oleato que potenciará las ya maravillosas propiedades del aceite.

Hay dos formas de preparar el linimento, según utilicemos la farmacopea francesa o la española. Yo empleo la formulación francesa.

En su preparación utilizo:
  • Oleato de caléndula en aceite de sésamo.
  • Aceite de oliva virgen bio de primera presión en frío. 
  • Aceites de jojoba, rosa mosqueta, albaricoque, almendras dulces. (el oleato se obtiene por maceración de la planta en el aceite durante 45 días). 
  • Aceite esencial de manzanilla bio quimiotipado.
  • Aceite esencial de lavanda bio quimiotipado.
Para bebés y mujeres embarazadas pondremos una cantidad mínima de aceites esenciales.
Si quien la va a utilizar prefiere consistencia de pomada, añado una pequeña cantidad de cera de abejas.

Esta fórmula está libre de conservantes.

Este compuesto sencillo y maravilloso apenas es conocido ni utilizado en la actualidad, salvo por aquellas personas que tienen la suerte de dar con él y se percatan de sus muchas y grandes virtudes.

Como os decía al principio, en origen se utilizó agua de cal al 50% y aceite de oliva al 50%. Esa es su formulación base. En los lugares en donde ya no hay caleras con cal viva, lo que hacemos es comprar hidróxido de cal de calidad alimentaria en las farmacias. El agua de cal se obtiene, añadiendo 10 gr. de hidróxido de cal a 990 ml. de agua.

He visto en YouTube que ponían entre 100 y 300 gr de hidróxido calcáreo en un litro de agua, lo cual es completamente innecesario dada su mala solubilidad, corriendo el riesgo sin embargo de que haya una mala filtración y aumente la alcalinidad del resultado final.

Para cualquier consulta, me podéis enviar un mensaje por aquí o en facebook:

0 comentarios:

Publicar un comentario